Estrés, nervios o por manía puede ser una de las razones por las que las mujeres nos comemos o mordemos las uñas. Si no te sientes satisfecha hasta haberte cortado el pedacito de uña con los dientes, este post es para tí.

portadaSi llevas varios años de tu vida con esta manía, déjame decirte que padeces onicofagia. Esta palabra proviene del griego Onyx que es uña y Phagein que es comer. Así se denomina a esta mal hábito, el cual ha sido adoptado por miles de mujeres en el mundo.

Además, de que es antigiénico, moderse las uñas, las debilita excesivamente. Este podría ser el motivo por el cual no te crecen o por el que las veas amarillas. No te sientas mal de tener este vicio, es momento de saber qué hacer para erradicarlo y optar por unas manos bonitas y unas uñas arregladas.

Aquí los pasos para dejar de comerte las uñas:

-Siempre manténlas pintadas: Cuando tienes tus uñas con un esmalte que te gusta o con alguna decoración las proteges y cuidas para que no se te despinten. Cuando el esmalte se esté descascarando vuélvelas a pintar, ya que al dejarlas así pueden darte ganas de morderlas de nuevo. Píntatelas cada 3 o 5 días más o menos (depende de la efectividad de tu esmalte).

-Carga una lima en tu bolso: Cuando sientas que una de tus uñas está por quebrarse usa la lima. No arregles las imperfecciones con la boca.

-Píntalas con colores fuertes: No funcionarán los rosados o beige. Pintatelas de rojo, morado, verde, amarillo o algún color que te recuerde lo bonitas que se ven tus uñas. El french también puede funcionarte. unas-de-color-rosa

-Busca un hábito que sustituya tu manía: Por ejemplo, sostener un lapicero, tócate el cabello, utiliza algún objeto para distraerte con las manos.

-Piensa en que las manos son tu carta de presentación: Esto debería de ser una razón de peso por la que no querramos comernos las uñas. Las manos de una mujer dicen mucho. Te sentirás hasta de buen humor si recurrentemente andas con tus manos bien hechas.

Excellent

-Cuando la tentación de meter las manos a tu boca vuelva, cómete un dulce o chicle: Al mantener la boca ocupada corres menos riesgo de comerte las uñas. Anda siempre un dulce en tu cartera.

No hacer:

-No te desesperes, solo es cuestión de decisión.

-No te pongas curitas ni guantes, ya que todos se darán cuenta de tu propósito. Y despertarás muchas miradas. La idea es que puedas controlar tu ansiedad.

-No utilices esmaltes muy pálidos o transparentes, usa los colores que más te gustan, pero de tonalidades fuertes.

-No te apliques ajo, ni cualquier sustancia que cause mal olor a tus manos. Este no es el fin, lo importante es que tus manos se vean y huelan bien.

-Aplicar una crema con demasiado olor, ya que te recordará la adición que tienes por morderte las uñas a cada momento.