hamb1Cuando quieres bajar de peso o cuidar tu forma de comer, lo primero que te prohíben es la comida rápida o fast food. Los nutricionistas hacen esto, ya que contiene grandes niveles de grasa, condimentos, azúcares y sal.

Es difícil resistirse a comer en uno de los cientos de lugares donde venden hamburguesas, pizzas, hot dogs, pollo frito, nachos y emparedados. La comida rápida se caracteriza por la sencillez de su elaboración y por su bajo precio (en algunos lugares). A veces, resulta más cómodo y rápido ir a uno de estos lugares a desayunar, almorzar o a cenar.

Sabemos que es imposible evitar estas deliciosas tentaciones y por eso es indispensable educarnos para un consumo responsable sin abusos. No es recomendable comer todos los días en estos restaurantes, no lo conviertas en un hábito que atente contra tu salud.

Ir de vez en cuando y consumirla de manera razonable no es una mala idea. Por eso, queremos darte recomendaciones que te ayudarán a consumirla sin remordimientos.

¿Qué debes y que no debes pedir?

SI pedir:

  • Un refresco natural, frozen o agua.
  •  Papás horneadas o puré de papás
  • Yogur con frutas
  • Ensalada de pollo a la parrilla
  • Una sopa o caldo de pollo o verduras
  • Pizza de masa delgada cubierta de salsa de tomate y algunos vegetales
  • Café con leche
  • Emparedado con pechuga de pavo con vegetales
  • Tacos de pollo
  • Hamburguesa de pollo asado
  • Pan de bono
  • Galletas de avena o granola

This year I resolve myself to ignore my arch nemesis in culinary choices and pay much more attention to that angelic voice helping me dine sensibly.

NO pedir:

  • Papás fritas
  • Un helado con frutas, nueces y jalea
  • Ensalada de pollo empanizado o spicy
  • Pizza de masa alta con peperonni
  • Frozen de chocolate
  • Emparedado con pollo teriyaki, salsas y aderezos
  • Burritos
  • Chili con carne
  • Donas

Estas opciones de comida son para cuando vayas a restaurantes como Taco Bell, Mcdonals, Burguer King, Pizza hut, Papa Jons, Wendys, entre otras.

Recuerda, los excesos son perjudiciales, si no puedes comer en tu casa, lleva al trabajo el lunch. Si no te quedó tiempo de preparar nada opta por las opciones más saludables.