mama-gritando

Por instinto reaccionamos con enojo a actitudes que suelen molestarnos. Que importante sería que pudiéramos controlar nuestros impulsos y tener más paciencia, principalmente con nuestros hijos.

Gritar es una actitud de desesperación, es el último recurso que deberías emplear, ya que hiere y afecta a la otra persona. Muchas cosas puedes decir cuando estás enojada, factores que debes controlar enfrente de tus hijos, ya que ellos aprenden y se fijan en todo lo que hacen sus padres.

Los niños tiene una manera especial de hacer las cosas, son pacientes y a ellos no les limita el tiempo, creen que todo pueden resolver con una sonrisa, son sencillos y no se complican. Los adultos vivimos con el agetreo diario y queremos hacer las cosas de la forma más rápida posible.

Tus hijos tienen días buenos y malos, como todos los adultos. Es indispensable que cultives tu paciencia con ellos y entender el por qué de ciertas actitudes que tienen contigo y con los demás.

¿Cómo hacerlo? acá te dejamos 5 razones por los que debes tenerle paciencia a los niños:

#1 No conocen lo que es la prisa

shutterstock_155274173

Ellos tienen toda la paciencia del mundo al comer, bañarse, vestirse, caminar, hacer las tareas, en fin en todas las actividades que hacen. Hacer las cosas rápido, para no perder tiempo, es cuestión de adultos.

 

2# Hacen cosas de niños

Están aprendiendo a cómo comportarse y a hacer las cosas bien. Preguntan de todo, quieren experimentar lo que hay a su alrededor, juegan en todo momento, comen y duermen cuando quieren.

 

3# Les gusta pasar tiempo en familia

shutterstock_311682344

 

A los niños les encanta que sus padres les dediquen tiempo para jugar, comer o hacer la tarea juntos. Si no tienes tiempo entre semana hazlo los fines de semana. El amor es lo más importante para ellos.

 

4#Las necesidades de ellos son diferentes a las de su papá o mamá

 

Para un padre lo más importante es trabajar, por lo que al llegar a casa tiene que descansar. Para un niño lo más importante es pasar tiempo con su papá, por lo que al verte querrá jugar o ver una película contigo. Tenle paciencia y piensa que son momentos que no volverán a suceder.

 

5# Merecen tu comprensión y respeto

shutterstock_221395027

 

Gritarles o regañarlos al borde del llanto no es la solución. Cuando tu hijo hace un berrinche no lo resolverás poniéndote a la misma altura que él, si no guardando la calma. Los apretones de cachetes, pellizcos y castigos los hacen sentir inferiores no solo en su niñez, si no también en su futuro, ten cuidado con ello.