noche de bodas1

El día de la boda tendrás muchos sentimientos encontrados. Además, es una jornada con mucho movimiento tanto físico como emocional, lo cual puede dejarlos agotados al finalizar la fiesta. Hay novios que quedan tan agotados que lo que más anhelan es dormir y descansar. ¿Crees que puede sucederles a ustedes?

Años atrás, los novios se retiraban de la fiesta más temprano. Los familiares y amigos eran quienes los despedían. Incluso, veían mal que se quedaran hasta tan tarde en la fiesta, puesto que daba a entender que no tenían ningún apuro por estar juntos.

En la actualidad, los novios esperan hasta que se termine la fiesta para poder disfrutar junto a sus invitados al máximo su día. Incluso esperan a que la orquesta o DJ toque su última pieza.

Los sexólogos han denominado como “la revolución sexual” a este cambio. En la década de los sesentas y setentas los novios solían despedirse antes para poder estar juntos y así consumar su amor. En épocas pasadas, la virginadad era un aspecto respetado, sin embargo con la aparición de los anticonceptivos femeninos, las relaciones sexuales son más abiertas y practicadas. En cuestión de culturas y tradiciones hay parejas que aún esperan a casarse para tener relaciones sexuales.

¿Qué esperar de la noche de bodas?

shutterstock_298379351-2

No tienes que ir a la noche de bodas con la mentalidad de que se van a dormir cuando entren al cuarto del hotel, por lo que deben hacer que este momento sea especial y recordado por los dos. Es como el broche de oro de un día fantástico.

Tú, que eres la novia, prepárate con una lencería sexy, esta no debe ser la misma que llevas abajo del vestido de novia, debes llevar una especial para ese momento. Utiliza un color y diseño atrevido.

Cuando te cambies, no te tardes tanto, ya que podrías provocar que tu esposo se duerma. Tampoco lleves lencería difícil de poner y quitar.

No se agoten tanto en la fiesta, canaliza tus energías para el momento que estarás a solas con tu recién esposo. Hacer una boda de día o de tarde-noche es más recomendable.

No abusen de los tragos, la champagne pone mimosos a los novios, tomen con moderación, no tanto como para perder la memoria.

Si al final, la energía no da para más, no se preocupen, pueden disfrutar al siguiente día. Lo importante es que los recuerdos que tengas de ese día sean inolvidables e íntimos.