shutterstock_218070889

Los bebés recién nacidos no distinguen entre día y noche; ni entre luz y oscuridad. Suele suceder que hay niños que duermen todo el día y por la noche pasan el mayor tiempo despiertos. Las  mamás son las que deben acostumbrar a esta etapa que es totalmente normal en todo bebé.

Tu hijo empezará a dormir más en la noche desde el cuarto mes de vida. Será difícil que se acostumbre antes de este tiempo, por lo que debes tenerle mucha paciencia.

No te agobies, sabemos que es cansado, pero, para tu consuelo, todas las madres han pasado por lo mismo. Un bebé necesita atención continua las 24 horas del día, no solo por la alimentación, si no también por otros factores igual de importantes.

shutterstock_303057044

Lo que puedes hacer para que el bebé vaya acostumbrándose a su ciclo de sueño es que en el día tengas las cortinas abajo de manera que entre claridad, habla normal (no en voz baja), puedes poner la televisión o música. Con esto, a tu bebé se le hará más fácil distinguir entre día y noche.

Los niños recién nacidos duermen alrededor de 16 horas por día en períodos de 3 a 4 horas. Las primeras semanas de vida son las más difíciles, más si eres mamá primeriza. Ya no podrás dormir de 6 a 8 horas seguidas, por lo que los desvelos estarán a la orden del día.

Para no sentir estas jornadas tan agotadoras puedes dormir cuando el bebé lo haga, haz lo posible por reconciliar el sueño. Además, debes postergar algunas responsabilidades de la casa, los primeros días dile a tu mamá que te ayude.

Resiste el cansancio con estos pasos:

Reparte las tareas nocturnas con tu pareja. Hace algunos años, se creía que el papel de cuidar al bebé era solo de la madre; sin embargo esto cambió en la actualidad. Es común que los padres se repartan las tareas, cada vez hay más padres que se levantan a media noche a darle el biberón a su bebé.

Hidrátate. Esto es súper importante, si no te hidratas te sentirás más cansada. No sobrecargues tu cuerpo de cafeína y bebidas con mucha azúcar. Toma jugos naturales y come muchas frutas. Al consumir los alimentos adecuados, te dotarán de energía.

Paseo matutino con el bebé. La luz del día te animará, también hará bien a tu bebé. Una buena idea es sacarlo al jardín o terraza de tu casa para recibir la luz del sol.

Duerme cuando puedas. Este aspecto es muy importante, aun que no lo creas muchas madres no lo toman en cuenta. Aprovecha y duerme como una princesa cuando tu bebé lo haga.

Entretiénete. Es fácil aburrirte y desesperarte, el mismo desvelo lo provoca. Es importante que hagas cosas que te gustan como leer, ver una película, escuchar música o hacer ejercicio. Tomar tiempo para ti te ayudará a renovarte para dedicar más tiempo a tu bebé y hacerlo con energía.