shutterstock_201601421

Cada vez se habla más sobre comer saludable y de llevar una dieta balanceada. Para llegar a este objetivo, muchas personas adoptan diferentes modos de alimentación como es el vegetarianismo, veganismo y el crudiveganismo. Este último consiste en la alimentación cruda, el cual propone que, para conseguir y mantener el mundo saludable, lo mejor es el consumo de alimentos crudos.

Esta filosofía no solo ayuda a bajar de peso, si no a llevar una dieta más rigurosa y rica; sin embargo muchos están en contra de esta técnica, ya que excluye todos los nutrientes y vitaminas que se encuentran en las carnes.

Una alimentación “cruda” consiste en ingerir alimentos naturales, sin aditivos artificiales, sin ser expuestos a temperaturas superiores a la producida por el sol (no mayor a 40 grados centígrados).

Por su parte, en la dieta “vegana” se excluyen todo comestible de origen animal es decir: las carnes, el pescado, los huevos, leche, etc). Este tipo de alimentación ya es adoptado por muchas personas alrededor del mundo, no obstante la crudivegana es menos conocida y en la actualidad está siendo bien acogida por jóvenes y adultos.

Entre las ventajas del crudiveganismo se encuentra su empatía con el medio ambiente, el planeta y el mundo. Según los promotores de esta disciplina alimenticia, es excelente para promover y recuperar la salud debido a que es aquella para la cual el organismo habría sido diseñado por la naturaleza y porque es no tóxica.

shutterstock_243483139

Se dice que es muy buena opción para personas celíacas o alérgicas, ya que las conduciría a llevar un estilo de vida acorde a sus necesidades físicas. El organismo humano habría evolucionado biológicamente adaptándose al alimento comestible crudo.

Además, es una forma natural y sencilla de comer, se evitan los tóxicos producidos al cocinar, la comida conserva su aporte nutricional, ayuda a la desintoxicación de tu cuerpo, la comida cruda aporta oxígeno, equilibra tu peso, mayor nivel de energía, ayuda al acné y a la celulitis y a tu salud física y emocional.

Uno de los grandes testimonios sobre el crudiveganismo es el de Gabriel Cousens, un médico reconocido que realizó un documental titulado “Simply raw: reversing diabetes in 30 days” (“simplemente crudo: cómo revertir la diabetes en 30 días”), él testifica que este tipo de comida ayudó a 6 pacientes a revertir la diabetes en solo 30 días.

Una de las preguntas básicas que surgen es si estaremos completamente nutridos con este tipo de dieta, la respuesta es sí, ya que en los vegetales están los nutrientes que necesitamos y son de fácil asimilación.

Este tipo de alimentación es rica en:

Proteínas: Chía, alpiste, brócoli, espinacas, aguacate y en todo tipo de hojas verdes.

Calcio: Sésamo, alfalfa, brócoli y almendras.

Vitamina B12: Presente en el agua, en la mayoría de frutas y verduras.

shutterstock_143594713

Si tienes exceso de peso vas a perderlo, puesto que vas a eliminar muchos líquidos que te harán rebajar en una semana. No pienses en que no lo lograrás, al comer sano, el cuerpo se acostumbra. Es cuestión de hacer un hábito alimenticio que luego tu cuerpo pedirá.

Hay médicos a favor del crudiveganismo, pero también hay especialistas en contra, puesto que afirman que pierden distintos nutrientes importantes para el cuerpo y organismo. Si quieres adoptar este tipo de alimentación, te recomendamos que consultes con tu nutricionista o médico más cercano para que te asesore según tu peso y necesidades nutricionales.