mamasass

Hay una línea muy delgada de ser una madre consentidora a convertirte en alcahueta. Educar a los hijos resulta una tarea difícil y más cuando se debe regañar, corregir y hasta castigar. Generalmente, el perfil de alcahueta se lo llevan las mamás, puesto que son las más suaves y condescendientes con los hijos.

Los niños saben medir y conocen hasta donde llegar con sus padres. Es indispensable corregirlos desde pequeños e inculcarles modales y valores. No dejes de ser una mamá consentidora, cariñosa que felicita a sus hijos y demuestra lo orgullosa que está de ellos. Sin embargo, tampoco te conviertas en una mamá que deja pasar berrinches y caprichos.
Acá te presentamos cinco señales que te indicarán si te estás convirtiendo en una madre alcahueta:
Le dejas pasar uno que otro capricho
dfdfv
 
Los niños se caracterizan por ser caprichosos y rebeldes, creen que pueden convencer a sus padres con llanto. Una de las características de un niño caprichoso es que no valora las cosas, de modo que con frecuencia se descuida de sus juguetes y pertenencias porque sabe que puede conseguirlas con facilidad.
Le compras la mayoría de cosas que te pide
Es indispensable que tus hijos aprendan a que les darás obsequios si se lo ganan con su actitud o buen comportamiento en casa y en la escuela. Los niños aprenden fácilmente a manipular a sus padres, cuida de esto.
Le cubres todo
mamsld
En la mayoría de casos, las mamás son alcahuetas porque los padres son enojados y ante esto buscan defenderlo del carácter de sus padres. Esta actitud puede afectar la formación de tu hijo. Si tu pareja lo regaña o castiga, no te metas y deja que lo haga. Los dos son los responsables de su educación.
No poner normas en el hogar
Las normas y límites ayudan a los niños a saber lo que deben y no deben hacer en su casa. Recuerda que el hogar es la primera escuela. Algunas de las normas que puedes establecer son: recoger sus juguetes, hacer las tareas antes de una hora determinada o irse a dormir temprano. También, es importante que les reconozcas cuando hacen las cosas bien.
No le exiges disciplina
mamasasm4
Hay ciertas actitudes de los niños que dan risa. Por ejemplo: si dice una mala palabra, un desaire o se comporta de manera indebida corrígelo y muéstrale que no está en lo correcto.
Los niños se educan desde pequeños y es indispensable que hables con tu pareja sobre la educación que quieren darle a sus hijos, al acordar esto, todo será más fácil.