esposas1

 

Cuando decimos que el amor no conoce fronteras, culturas, ni edad, es totalmente cierto. Cuando eres extranjero, estudias en un país que no es el tuyo o viajas mucho, existe la posibilidad que te enamores de una persona de distinta nacionalidad que la tuya.

Si a ti te ocurrió, no puedes negar que es una experiencia única, la cual posee sus ventajas. Sin embargo, tienes que acostumbrarte a tradiciones o costumbres nuevas que tarde o temprano adoptarás como tuyas.
Si son una pareja binacional, seguro han pasado por esto:
Amas la cultura de tu pareja.
esposa4
No solo amas a la persona que está contigo, si no también sus costumbres. A lo mejor, hay cosas a las que has tenido que acostumbrarte o hasta cierto punto ceder, pero no te resultó tan difícil.

Te has vuelto fan de la comida de su país.

Cuando la pareja es binacional, en el hogar desfilan variedad de platillos, puesto que deben de complacer los dos gustos. Seguro y ya te has acostumbrado a sus gustos.

Tienes una mezcla de vocabulario.

asm4
Ya no hablas como generalmente lo hacías, puesto que hay palabras que dice tu pareja que tu también las has adoptado como tuyas.

Conoces lo que es una relación a distancia.

Es probable que alguna vez les ha tocado separarse por algún tiempo para ir a ver a sus familias. La distancia, generalmente resulta producente para reforzar la confianza y el amor.

Siempre es una discusión dónde pasar en fechas festivas.

asmd
Es complicado decidir dónde pasarán fechas como año nuevo o navidad, puesto que los dos quisieran pasar con sus familias.
Los hijos son educados con ambas culturas.
Dicen que siempre predomina la de la madre, sin embargo es inevitable enseñarles costumbres y tradiciones de ambos países.
¿Cuál de estas les sucede más?