ws_Sad_Woman_Mountain_&_Clouds_1920x1200-2

No siempre las cosas salen como lo planeamos. Hay días buenísimos y otros no tan buenos. A todos nos encantaría que solo hubieran bendiciones, alegrías y sonrisas; pero lamentablemente no es así.

Es muy fácil decir que hay que adoptar una actitud positiva cuando estás mal humorado, preocupado o en problemas, sin embargo hacerlo no es tan fácil.

Los problemas nos ponen en constante aprendizaje para nuestras vidas. Estos momentos nos llenan de fortaleza, voluntad y carácter. Todos somos capaces de enfrentar dificultades, aun que no lo sientas así.

No te preocupes si hay instantes en que todo lo ves malo, gris o difícil. Enfócate en aprender día a día al máximo, sin lamentaciones y quejas.

Aquí te damos pasos maravillosos y poderosos a seguir si te sientes triste, negativa o estás pasando dificultades. No dudes en ponerlo en práctica:

-Haz ejercicio: Si llevas días sintiéndote triste, decaída o aburrida, haz deporte. No hay nada mejor que mantenerte activa y sentir como tu cuerpo suda todo lo malo y se llena de buenas energías.

-Hazte un cambio de look: No necesariamente debes cambiarte el color o cortarte el pelo, simplemente peínate de otra forma, hazte un moño, una cola, pero principalmente siéntete cómoda.

-Come rico, pero no exageres: La comida no es el remedio a nuestros problemas. Los atracones y las comidas excesivas de dulces no son la solución a los problemas. Te sentirás súper feliz si le das a tu organismo una comida diferente y saludable. Come mucha fruta, un rico yogur, una ensalada o un smothie.

-No te lamentes en redes sociales: El Facebook no es el medio del desahogo. Al contrario, no ganas nada con comentarle al mundo tus preocupaciones. Si estás disgustada con alguna persona o si estas molesta por algo, no lo hagas publico en tus redes.

-No te enfrasques en el problema: No te sacrifiques con tus pensamientos. No te exclavices a él, no te tortures. De nada sirve la lamentación, quítalo de tu mente y enfócate en otras cosas.

-Abre tu corazón, no todos son culpables: No tengas una actitud de enojo o tristeza con tus compañeros de trabajo o personas que están a tu alrededor.

-Todo es aprendizaje: Recuerda que después del problema viene la solución. Todo pasa por algo, no te enfrasques y aprende todo lo que puedas de cada situación.