ejercicios-contra-obesidad-abdominal

Al parecer, el incremento de adrenalina puede lograr que desaparezcan o se movilicen las llamadas «células asesinas» del sistema inmunitario que destruyen las células cancerígenas. Según el estudio publicado en la revista  Cell Metabolism, el ejercicio intenso podría ser el arma poderosa contra esta enfermedad.

Un equipo de científicos liderado por Pernille Hojman, de la Universidad de Copenhague, extrajo esa conclusión tras comprobar que los ratones que corren en la rueda giratoria son más capaces de combatir los tumores (una reducción de hasta el 50 %) que los menos activos.

“Se sabía que la infiltración de células NK (células asesinas) puede controlar y regular el tamaño de los tumores, pero nadie había investigado cómo el ejercicio ayuda a regular el sistema”, explicó Hojman en un comunicado.

original.jpg

Al hacer la prueba con los ratoncitos, los investigadores observaron como, al inyectarles adrenalina, las “células asesinas” se movilizaban en el flujo sanguíneo y atacaban los tumores de pulmón, hígado o piel implantados en los ratones.

 

“Una de las preguntas que los pacientes con cáncer se hacen siempre es cómo deben ejercitarse y si pueden hacer cualquier tipo de ejercicio”, apuntó Hojman.

“Hasta ahora, ha sido difícil aconsejarles sobre la intensidad a la que deben ejercitarse, pero nuestros datos sugieren que sería beneficioso ejercitarse a una intensidad alta para provocar un pico de adrenalina y así reclutar a las células NK”, concluyó.

El equipo investigador admite, no obstante, que es necesario estudiar con más profundidad los efectos del ejercicio en la metástasis y en la longevidad, además de comprobar si lo observado en ratones se confirma en humanos.

Hojman propone ahora explorar el impacto que tiene en los tumores la combinación del ejercicio y los tratamientos contra el cáncer.
Aunque cuentan con datos que sugieren lo beneficioso que sería ejercitarse a una alta intensidad para provocar un pico de adrenalina, Pernille Hojman, científico que lideró la investigación, reconoce que hasta el momento no se puede aconsejar a qué intensidad se debe hacer ejercicios.