0172388b1

Para sorpresa de muchos padres, sus besos ahora son milagrosos. Esto lo dice un estudio que comprueba que los besos de los padres son más efectivos que la homeopatía para aliviar el dolor en los niños.

Un estudio de la Universidad de Pitssburg en Estados Unidos reveló esta noticia. Los investigadores han concluido que un beso de mamá o papá en una herida o golpe es mucho más efectivo que cualquier medicina o inyección para el tratamiento del dolor.

Para el análisis, trabajaron con 248 niñas y niños que tenían pequeños golpes, heridas o rasguños en brazos o piernas. Aquellos niños o niñas que recibieron un beso de papá o mamá en su lesión, experimentaron un alivio del dolor más rápido y significativo que aquellos que no recibieron el beso pero en su lugar se les administró homeopatía para sus dolencias, para sus heridas o contusiones.

Cuando nuestros hijos se lastiman, nos duele más a nosotros que a ellos, por lo que quisiéramos encontrar el medio o la cura a su dolor.  Ahora, ya sabes que tus besos son ganadores y mágicos.

No obstante, este método no debe confundirse con consentir a nuestros hijos de sobre manera. Si se cae por estar jugando o haciendo algo que tu le advertiste, debes hacerle ver que ha hecho mal.

Las abuelas son las que más aplican este método, junto con la famosa frase “sana sana culito de rana, si no sanas hoy sanarás mañana”. Si te ocurre o tu hijo se lastima, lo cual suele sucedes a menudo, haz esta práctica y nos cuentas si funciona.