La palabra emprender tiene un gran significado para mi. Como yo lo llamo, fue un salto de fe. Si ya de hecho emprender un proyecto cambia la vida, ¡en mi caso lo hizo por partida doble! Junto con la maternidad, fue la más acertada «excusa» para cambiarme por completo. Y con esto que te cuento te doy una pista de la razón por la que emprendí y dejé cargos gerenciales.

Por Laura Bolívar @bienestar_delivery

 

Te confieso que no sabía absolutamente nada de como hacerlo, siempre fue una vaga ilusión. Grandes ideas de negocio, que nunca se concretaron, pasaron por mi mente en diferentes etapas de mi vida. Al final volvía al mismo esquema social de estudiar y trabajar.

Los referentes emprendedores en mi familia o en mi circulo social no existieron. En la universidad solo tuve una materia sobre emprendimiento. Al final había que presentar un proyecto «real» frente a un jurado. Nada más alejado de la realidad que ese ensayo. Lo único importante era pasar con buena calificación.

Tal vez mi visión empresarial era demasiado miope y necesitaba lentes de aumento. Estaba estudiando para ser una empleada profesional.

Attention to whiteboard

Dentro de este contexto, llegué a cargos gerenciales. Aprendí mucho y hay que decirlo, disfrute de esa responsabilidad y de sus beneficios también. Conocí personas que me enseñaron mucho, tuve todo tipo de experiencias y gané algunos amigos que hoy conservo.

Sin embargo, mantenía un cierto nivel de insatisfacción, que se acentuó cuando llego la maternidad inesperadamente a mi vida. Y con ella se hicieron realidad muchos miedos. Los más grandes: no poder ser una mamá presente y una profesional exitosa al mismo tiempo.

Perderme los momentos más bellos de la crianza de mi hija y a la vez estancarme en mis metas personales. A lo largo del camino me di cuenta que también había otras grandes razones por las cuales yo tenía esa necesidad latente de romper el esquema tradicional.

Pregnant woman with notes on body

Ya no tenía chance de perder más tiempo. Literalmente empezó una carrera contra el reloj. No había ni plan A, ni B, ni nada. Solo 9 meses para buscar, al menos, una opción viable dentro de mi escaso conocimiento emprendedor.

Te puede interesar: Producto para dejar tu casa limpia y con conciencia verde

Te resumo esta parte de la historia en contarte que el que busca encuentra. Yo tomé una decisión valiente con el cheque de mi liquidación en la mano y ocho meses de embarazo. Invertí en un proyecto, poco común para mí, pero que prometía darme la posibilidad de ser autónoma en el manejo de mi tiempo. Y más allá de eso, aplicando en una idea simple de consumo dentro del social marketing, podría crear un estilo de vida próspero y flexible para mi y mi familia. Hoy es una realidad para mí.

Refer a friend concept illustrated

Te puedo decir que el modelo de negocio fue determinante pero no la clave, ni lo que me hizo lograr resultados significativos. Fue el sistema educativo al que me conecté. Me expuse a información que jamás había escuchado ni leído. Libros, audios, eventos donde personas fuera de serie, hablaban de principios de éxito, de revolución mental, de hábitos financieros, de inteligencia emocional. Un idioma que explotó mi mente y liberó mi esperanza, mis capacidades y sobretodo mis deseos de cambiar mi mundo y el de muchas personas. Este proyecto me hizo creer que yo era totalmente capaz de lograr grandes cosas. Hoy en día esta plataforma es 100% digital y te puedo contar como inscribirte.

Anonymous woman sitting outside and working on laptop

Estoy convencida que además de la pasión por lo que hagas, hay que trabajar delicadamente en cambiar tu mentalidad. Todo parte de cómo piensas y del dialogo interno que mantengas contigo. ¡Si yo emprendí y dejé cargos gerenciales, tú también lo puedes hacer!

Creo que en algún momento escribiré un libro con las aventuras a lo largo de mis 5 años como mujer-mamá-emprendedora. Unas para sentarse a llorar y otras para echarse a reír. Tomé algunas decisiones que probablemente hubiera sido mejor haber tomado de otra forma. Mis encuentros con los fantasmas del miedo, de la mediocridad, de la inseguridad, de la falta de amor propio fueron fuertes. Caminé por una línea de fuego, que muchos deciden mejor no transitar y por la cual se dejan de materializar muchas ideas brillantes.

Esto no me hace mejor o peor que nadie, simplemente fue lo que yo decidí vivir. Lo que me llevó a tener una vida completamente distinta, de la cual me siento orgullosa y feliz. A ser una mujer imperfecta más consciente, una mamá más acercada a lo que mi hija necesita. Hemos vivido sus 5 años completicos juntas. Aunque me he conocido mucho, el camino continúa, también el aprendizaje y el crecimiento.

Te puede interesar: «Que me critiquen por quedarme en casa cuidando a mi hijo»

El mundo estaba evolucionando con prisa, los hechos actuales demuestran que en cualquier momento puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Y que es necesario apuntar a esquemas de vida que generen bienestar y felicidad. A las industrias ganadoras que no necesariamente tienen que ser las que conoces hasta hoy.

Hoy comparto esta experiencia del porque emprendí y dejé cargos gerenciales, porque tal vez alguna lectora esté pasando por alguno de los momentos que viví. Estoy convencida que es muy posible reemplazar cualquier tipo de dependencia por libertad personal.

Y si llevas días pensando que la situación es completamente adversa para emprender, tengas en cuenta que yo tenía pocos factores a favor y nadé contra la corriente una buena parte de mi camino.

¿Quieres conocer más sobre el emprendimiento de Laura? Entonces, síguela aquí: @bienestar_delivery 

 

 

 

 

 

Soy Laura Bolívar. Colombiana. Una parte de mi corazón le pertenece a Panamá. Mi esposo y mi hija Cata, de 5 años, son panameños. Familia homeschooler en desarrollo. El emprendimiento y la maternidad llegaron al mismo tiempo a mi vida para cambiarme para siempre. CEO de Bienestar Delivery @bienestar_delivery, donde me dedico a ayudar a las personas a mejorar su estilo de vida a través del autocuidado de su cuerpo, su hogar y del planeta.  Cuento con un portafolio de productos de origen botánico y orgánico, y una serie de eventos digitales para apoyar este propósito. Creativa, auténtica y solidaria por naturaleza. Mi frase favorita: "el que busca encuentra". Siempre que desees algo encontrarás la manera. Me ocupa la problemática ambiental y estoy muy comprometida con la conservación del medio ambiente: Soy Embajadora certificada del Movimiento Conciencia H2O que tiene como objetivo crear hogares ecológicos con hábitos de consumo sostenible que protejan el agua y a todas las especies. Encontré en la meditación una práctica que me ayuda a guiarme, a sanarme y a liberarme todos los días. Escribir, bailar, viajar y ayudar a los demás me conectan con mi esencia. Mi mayor deseo es vivir en una hermosa casa campestre, que tenga una granja sostenible y un mercadito saludable, donde la gente pueda tener experiencias memorables y encontrar productos 100% limpios, artesanales y ecológicos. Estoy a un click de apoyarte y orientarte en el camino del autocuidado.