Morderse las uñas es mucho más que un mal hábito o una manía que atenta contra la estética de las manos;  es una patología nerviosa que puede tener consecuencias para la salud. ¿Sabías, por ejemplo, que más allá de las lesiones que podemos hacernos en los dedos (verrugas, infecciones, padrastros…), la onicofagia, que así se denomina al mal hábito de morderte las uñas o arrancarte los padrastros puede provocar infecciones y problemas buco-dentales? Existen remedios caseros que pueden ayudarte a quitarte esta manía. Aunque, si no lo consigues y piensas que el responsable es el estrés o la ansiedad, lo mejor es que busques maneras de afrontar este estado nervioso (ejercicio, técnicas de relajación, meditación) o pidas ayuda a un profesional de la psicología. 

¿Te muerdes las uñas? Así dejarás de hacerlo...

Si te vas a morder las uñas, piensa en las consecuencias

No hay nada mejor que ser consciente de las consecuencias que puede tener un acto que creemos ‘inocente’ para que nos lo pensemos dos veces. Como nos recuerdan los expertos de los laboratorios Urgo, morderse las uñas no solo perjudica la imagen de tus manos, sino puede afectar a tu salud. 

Quizá te interese leer: Hoy te cuento 3 rutinas milenarias para eliminar toxinas de tu cuerpo

Uñas. Se crean microtraumatismos bajo las uñas y también pueden producirse pequeñas heridas alrededor, haciendo que el dedo se inflame y duela. Es común también la aparición de padrastros y verrugas.

Boca y encías. Al introducir los dedos en la boca, es probable que estemos también transportando bacterias y gérmenes a nuestro interior, que pueden provocar infecciones al entrar en contacto con la flora bucal.

Dientes. Este hábito puede también perjudicar la salud dental ya que, al mismo tiempo, los dientes acaban desgastándose, sobre todo los incisivos.

chica haciendo jardinería

Mantén tu mente ocupada 

Según un estudio publicado en la revista médica Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry el aburrimiento o la falta de motivación e incentivos puede hacer que las personas con determinados rasgos de personalidad (se aburren fácilmente, se frustran, se impacienten) desarrollen comportamientos compulsivos como, por ejemplo, moderse las uñas. Por ello, es importante mantener tu mente ocupada, realizar actividades manuales como, por ejemplo, la jardinería o cualquier otra que te distraiga te ayudará, a la larga, a no maltratar tus manos. 

– Remedios caseros para cuidar las uñas

bola-de-estres

¿Has probado una bola de estrés? 

Dado que el acto de morderte las uñas suele estar motivado por una situación de estrés, ansiedad o, incluso, aburrimiento, busca otros métodos que te permitan canalizar ese estado para evitar llevarte los dedos a la boca. No te desesperes si no lo logras al principio. Cambiar un hábito puede llevarte mucho tiempo. Pero estos consejos pueden ayudarte: 

– Obsérvate: ¿en que momentos te muerdes más las uñas? 

– Ten a mano tu pelota anti estrés: una vez hayas identificado esos momentos que te ponen más nerviosa, intenta anticiparte y ten a la vista la pelota, un bolígrafo o un bote de colonia para evitar que sean las uñas las que paguen por tu estrés. 

Aloe vera

Aplica gel de aloe vera

El aloe vera es una planta con muchas propiedades beneficiosas para tu piel y cabello y, por supuesto, para las uñas. Las protege hidratándolas y nutriéndolas. Pero este remedio casero tiene un sabor muy amargo, por lo que si aplicas su gel evitarás mordértelas a la vez que las estarás cuidando. 

Si vas a hacer el gel tú misma, deja las hojas 24 horas en agua, para extraer el exceos de aloína, una sustancia que puede ser tóxica si se ingiere en grandes cantidades. Al día siguiente, parte la hoja, extrae la pulpa con una cuchara y bátela. Aplica el gel directamente sobre las uñas. 

unas-rojas

Intenta reducir la ingesta de excitantes 

Las bebidas con cafeína pueden hacer que te sientas más nerviosa y, como decíamos, el estrés suele estar detrás de este tipo de comportamientos compulsivos. Si te sientes identificada y piensas que tomar demasiado café puede hacer que te sientas más inquieta y te muerdas las uñas, prueba a reducir la ingesta al mínimo que te permita estar despierta pero sin que tus nervios se alteren. 

Uñas rojas

Mantén una buena higiene

Si piensas que no merece la pena pasar por un centro de estética y pedir que te hagan la manicura, estás equivocada. Aunque tengas las uñas cortas, una buena higiene y un tratamiento embellecedor te disuadirán de volvértelas a llevar a la boca. También puedes optar por usar uñas postizas. Además de no mordértelas, ocultarán los ‘destrozos’ qu has podido hacerte de manera elegante. Hay diferentes tipos de uñas postizas. Acrílicas, de gel, porcelana, de plástico… Lo ideal es que te dejes asesorar ya que todas tienen ventajas e inconvenientes.  

manos-con-tiritas

Ponte guantes que cubran tus manos

Es una medida drástica que te puede ayudar al principio, para quitarte el hábito de llevarte la mano a la boca. Pero que resulta poco ortodoxa, sobre todo, si estás en la oficina. Una solución menos engorrosa, aunqeu también poco estética, es la de ponerte tiritas en los dedos. 

Gel para uñas

Consulta a tu farmacéutico 

Existen tratamientos que puedes comprar en farmacia que te ayudarán a quitarte esta manía de moderte las uñas. Se trata de esmaltes amargos transparentes que también evitan que te chupes el dedo. Además, cuidan y protegen tus uñas y pueden utilizarse a partir de los tres años. Funcionan como un esmalte clásico. Se aplica y se deja secar.

Editora de Así Soy Mujer, licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Descubrió que escribir es un arte y es un medio hacia la felicidad. "Cuando expresas lo que sientes te abres a un mundo que no conoces, pero que tiene corazón y que necesita de información creativa, original y que transmita emociones".