Una de las preguntas más frecuentes  en esta pandemia es la de: ¿Puedo volver a contagiarme de Covid-19 si ya lo tuve?

Por: Aileen Castillo – @yusettcg

Les cuento desde mi experiencia. Todos los días salimos a las calles con el temor a contagiarnos con este virus tan agresivo que atenta con nuestra vida y salud.

El Covid 19 es un virus que ha cambiado totalmente nuestro vivir, desde aumentar las medidas de higiene, distanciamiento social, muertes, secuelas sin superar, baja económica, pérdidas de trabajo y hambre en el mundo; pero lo principal y más importante, nos ha dejado un gran aprendizaje: el valorar la vida, la salud, el tiempo con los amigos y la familia; cosas que muchas veces olvidamos agradecer.

Pandemia: Los cinco pecados que no se deben repetir con la vacuna de la covid-19 | Planeta Futuro | EL PAÍS

En lo personal , siempre tomé mis medidas de higiene pero justo un día de las madres del 2020 empecé síntomas luego de tener contacto cercano con un familiar positivo; esta fue mi primera vez que me contagié de COVID.

Lee también: 7 tips para ser más amables en tiempos de COVID-19

Al hacerme la prueba di positivo y empezó el conteo regresivo de los 14 días. Gracias a Dios esa primera vez pude manejar los síntomas en casa, tuve que pasar mi cumpleaños 36 en aislamiento completo; era lo de menos, tenía vida que era lo principal y di gracias por lograr  llegar a mis 36 mientras muchos pierden la batalla contra este invasor.

Después de esa primera experiencia, busqué muchas veces por curiosidad si esto podía volver a repetir; ya que en ocasiones me reunía en burbujas que no usaban sus mascarillas y me atrevía a preguntar ¿Por qué no la usas? sus respuestas eran: PORQUE YA ME DIÓ COVID.

Para muchos de nosotros el pasar el Covid-19 es indicio de que NO nos puede repetir, porque al pasarlo una primera vez nuestro organismo crea anticuerpos que nos dan un tipo inmunidad; pero debemos tomar en cuenta que esos anticuerpos no se generan en la misma gran cantidad en todos los organismos ni nos mantiene inmune por el mismo tiempo; todo depende de nuestro sistema inmunológico y como haya reaccionado al virus.

¡NO BAJEMOS LA GUARDÍA!

Lastimosamente, después de exactamente 6 meses, haciendo memoria me contagié en un transporte público; tomé un taxi camino a casa donde recuerdo el conductor tenía una tos persistente ¿Quizás fue allí?, ¿Quizás no?; no tuve contacto con personas conocidas positivas así que la raíz de contagio son supuestos.

El punto es que este virus nos puede atacar donde sea y les confirmo por experiencia que puede repetir; debemos cuidarnos siempre, tratar de aplicar las medida de higiene, el protocolo de cuidado al llegar a casa, el distanciamiento y en las reuniones lo principal: usar nuestras mascarillas, por favor no te la quites con las excusa de que «A mi ya me dio Covid-19», PUEDE VOLVER A REPETIR y por estadísticas médica la siguiente vez puede ser más graves.

Recuerden que este virus muta y hay muchas cepas en las calles.

La segunda vez de mi contagio, fue una experiencia muy fuerte: decidí ir a un hotel hospitalario; lejos de mi familia y mi hijo porque era la única positiva en casa. Estuve 6 días en un hotel donde pasé fiebre recurrentes cada 4 hrs., ahí noté una mala señal, algo estaba pasando en mi cuerpo que la fiebre no cesaba; luego empecé a tener oxigenación baja y tos persistente. Solicité que escucharan mis pulmones. Un enfermero subió a mi habitación y empezó a escuchar mis pulmones; estaba muy asustada pero tenía el presentimiento que no me diría nada bueno; recuerdo cuando dijo:

«Escucho algo en tus pulmones, le comunicaré al Doctor y te aviso»…

A los 10 minutos me marca el Doctor para informarme que tengo que ser hospitalizada, sentí que el mundo se me venía encima; todo te viene a la mente, pensé en mi hijo principalmente y me encomendé a DIOS.

Me trasladan al hospital, me hacen todos los estudios y me encuentran una Neumonía. En ese instante me dije: «Bueno Aileen nos toca batalla, batalla por mi salud, batalla por mi estado emocional y psicológico. Si les soy sincera fueron 10 días de hospitalización muy difícil , pero doy gracias a Dios que puso en mi camino un buen personal de salud y de limpieza. Desde el doctor, las enfermeras, los licenciados y el personal de limpieza me alentaron cada día que estuve hospitalizada.

Perdí mucho peso, quedé con secuelas y aún estoy en recuperación, pero sigo confiando que todo mejorará poco a poco. ¿Qué me enseñó está segunda experiencia? A depender de Dios en todo, siempre oré, siempre confié, siempre pedí a Dios fortaleza y serenidad ante el proceso que pasaba, recordé: que a veces Dios nos deja pasar por fuego para poder sacar cosas mejores en nosotros, para moldearnos y poder construir una mejor versión.

Necesitamos pasar tormentas, para valorar más las cosas y poder cambiar muchas en nuestra vida.

Con está experiencia quiero compartir con ustedes cosas simples como: el valor por la vida, la familia e incentivarlos al cuidado con todas las medidas de higiene y aquellos que pasan por un proceso similar no perder las esperanza ante la situación, no perder la fe como grandes cristianos. Recuerden siempre:

«Salmos 32:7, Tú eres mi refugio, tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación .

Esperanza en medio del proceso de una enfermedad terminal | Acompañandote en tu Duelo

En lo personal, siento que Dios siempre me guardó de algo aún más grave; quiero a través  de mi escrito dar testimonio de mi recuperación gracias a mi padre celestial que cuidó de mí en todo momento; puso a las personas correctas, siempre envío una palabra de aliento y mantuvo mi fe en cada día de este duro proceso.

Espero desde mi experiencia ayudar a muchos para tomar conciencia frente a esta pandemia: El Covid-19 puede repetir. ¡No olviden, sigan cuidándose!

Escrito por : Aileen Castillo @yusettcg

Ing. en Electrónica y comunicación, amante a la naturaleza, el baile y los viajes. Unos de mi grandes propósitos de vida es ayudar y ser una mano amiga para el que necesite; formo parte de una Fundación llamada Mujeres en positivo donde se brinda apoyo a las mujeres vulnerables de nuestro país. Mi lema: Todo está bien.